Commodites (12/06/24)

Petróleo 82.64 US $/Barril WTI
Oro 2326.50 US $/ Oz. Tr.
Cobre 9566.50 US $/TM
Plata 29.70 US $/Oz. Tr.
Estaño 31650 US $/TM
Plomo 2122.00 US $/TM
Zinc 2725.00 US $/TM
TIPO DE CAMBIO AL DÍA DE: 12-06-2024
MONEDA DÓLAR EURO L. ESTERLINA
COMPRA 3.766 4.061 4.377
VENTA 3.772 4.304 4.955

Últimas noticias

MINEM: Hay 32 proyectos de exploración valorizados en más de US$ 252 millones que están en ejecución

Rómulo Mucho

Videnza: Las pepitas de oro se convierten en la moneda de cambio en las zonas de minería no formal

Luis Miguel Castilla

Presidente del IIMP: Necesitamos tener la convicción de que tanto la inversión privada como pública es un objetivo nacional

IIMP
Ver todos >

Naciones Unidas recomienda a empresas afinar la medición de su contribución a los ODS

El sector privado no ha sido ajeno a este compromiso. En la actualidad, está cobrando cada vez más protagonismo en la implementación de la Agenda 2030.

Naciones Unidas

La agenda 2030 es un plan de acción y una iniciativa de las Naciones Unidas que busca lograr un futuro mejor y más sostenible para todos, a través del planteamiento de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

El 25 de septiembre del 2015 el Perú fue uno de los 193 países que aceptaron el desafío de fomentar este plan para transformar el mundo y los ecosistemas. “Este es un compromiso que el Perú ha asumido y frente a ello lo que tiene que hacer el país es alinear las políticas públicas a los ODS, brindar recursos para que estas últimas se cumplan y rendir cuentas sobre ello”, señaló María Fernanda Awapara, oficial de Alianzas y Financiamiento para el Desarrollo de la Oficina de la Coordinación Residente de Naciones Unidas.

Desde ese entonces, el sector privado no ha sido ajeno a este compromiso y es así como, en la actualidad, está cobrando cada vez más protagonismo en la implementación de la Agenda 2030.

Desde la estrategia empresarial

Las empresas tienen la posibilidad de generar una inversión de impacto. Estas no solo poseen la capacidad de invertir, sino que tienen una escala financiera importante que permite que sus inversiones puedan ayudar a cerrar las brechas de financiamiento de los ODS.

Según un estudio realizado por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Comercio y Desarrollo (UNCTAD) en 2014, el sector privado invierte al año alrededor de US$ 1 y 2 billones en infraestructura, energía, agua y agricultura. “Si estas inversiones estuvieran alineadas a los principios de sostenibilidad, ese monto estaría contabilizado en la brecha de financiamiento de los ODS que es aproximadamente US$ 3 trillones. El sector está invirtiendo mucho, pero falta ese alineamiento y que las decisiones de inversión estén pensadas en los ODS”, recalcó Awapara.

De igual manera, las empresas son motor de crecimiento y empleo, y cuna para la innovación. Estas brindan la posibilidad de crear nuevas tecnologías, nuevos modelos de negocio, y procesos que generen cambios positivos y aborden temas complejos. Además, pueden contribuir a los ODS, realizando buenas prácticas con políticas de conducta, calidad, compromisos ambientales, igualdad de género, inclusión y diversidad, entre otros.

Actores en la sociedad

Por otro lado, la sociedad espera que el comportamiento de las empresas persiga el interés común y no solo el particular.

En ese sentido, se tiene la expectativa de que el sector privado contribuya con el fortalecimiento y credibilidad de las instituciones y a asegurar que el bien común esté en el centro de todos, enfatizando la importancia del largo plazo sobre el corto plazo, lo institucional sobre lo particular y lo sostenible sobre lo rentable, sostuvo la experta. 

Recomendaciones 

En primer lugar, las Naciones Unidas recomiendan que las empresas afinen la medición de su contribución a los ODS, pues no solamente deben alinear su gestión a ellos, sino analizar en detalle las metas e indicadores que están cumpliendo para contribuir a la meta del ODS que han priorizado. 

Asimismo, deben conocer su inversión de impacto, es decir, es necesario que cuantifiquen el aporte que están brindando a cada tema relacionado a la sostenibilidad. “Estamos hablando más allá de los proyectos de responsabilidad social que puedan tener y que son sumamente valiosos. El negocio tiene un impacto positivo o negativo en la sostenibilidad que hay que saber reconocer y cuantificar tanto en la contribución como en la inversión”, indicó Awapara.

En tercer lugar, pueden que articular más y mejor, pues se deben generar alianzas para escalar el impacto positivo que se quiere tener en las distintas zonas, regiones o ecosistemas.

Por último, deben contribuir al fortalecimiento del entorno para avanzar en los ODS. Desde el rol de empresa, necesitan construir ciudadanía e institucionalidad, defender la democracia y el Estado de derecho, jugar limpio y promover la transparencia. 

Tags relacionados