Commodites (17/3/23)

Petróleo 66.94 US $/Barril WTI
Oro 1,964 US $/ Oz. Tr.
Cobre 8,530 US $/TM
Plata 22.25 US $/Oz. Tr.
Estaño 22,175 US $/TM
Plomo 2,053 US $/TM
Zinc 2,862 US $/TM
TIPO DE CAMBIO AL DÍA DE: 16-3-2023
MONEDA DÓLAR EURO L. ESTERLINA
COMPRA 3.796 3.968 4.597
VENTA 3.801 4.120 4.830

Últimas noticias

¡Yauyos y Huantán ya abrieron las puertas del futuro!

¡Yauyos y Huantán ya abrieron las puertas del futuro!

Reducen en 99.4% las toneladas de residuos destinadas al relleno sanitario en operación de Sodexo

Reducen en 99.4% las toneladas de residuos destinadas al relleno sanitario en operación de Sodexo

Antapaccay recibe por segundo año consecutivo certificado I-REC por uso de energía limpia

Antapaccay recibe por segundo año consecutivo certificado I-REC por uso de energía limpia
Ver todos >

Luz del Sur: “En 10 años deberíamos tener el 30% del parque automotor de Lima con vehículos eléctricos”

Con 1.2 millones de usuarios, la empresa privada de distribución de electricidad, que abarca la concesión de la zona sureste de Lima, apunta a nuevos objetivos en el largo plazo. 

Mario Gonzales Luz del Sur

Desde Adentro conversó con Mario Gonzales del Carpio, gerente general de Luz del Sur, sobre los retos que deberá enfrentar ahora la empresa, con el ingreso de un nuevo accionista mayoritario, hacia el uso de energías más eficientes.

El pasado 2 de marzo inauguraron la primera estación pública de recarga para vehículos eléctricos. ¿Qué significa este hito para el sector eléctrico peruano?

Esta es la primera vez que una municipalidad, la de Miraflores, y una empresa privada, Luz del Sur, implementan una estación de recarga eléctrica en un ambiente público, que no sea un centro comercial o una estación de recarga de combustibles de hidrocarburos. Para nuestra empresa es considerado un hito porque con esto vamos a iniciar una serie de actividades orientadas al uso de la energía más limpia. Y, de esta manera, queremos concientizar a la gente de que el uso de la electricidad, primero, no genera dióxido de carbono —que emite gases de efecto invernadero— y, segundo, que nuestro país tiene mucha capacidad para generar energías limpias que pueden ser muy bien utilizadas en estaciones de recarga. 

¿Cuáles son las ventajas que representan las estaciones de recarga eléctrica?

Los vehículos eléctricos pueden ser atendidos con energía que se produce entre las 6 de la mañana y las 6 de la tarde, cuando tienes energía solar. En este momento, en nuestro país, tenemos más de 10,000 MW de potencial de desarrollo de proyectos que podrían abastecer esa energía y darle un uso más eficiente para los usuarios. Por eso, estamos conversando con otros alcaldes para ver si podemos replicar este esquema en dos, cuatro, hasta en seis estaciones más. Además, queremos transmitir al Estado la señal de que deberían darse políticas públicas que fomenten este tipo de nuevas posibilidades y alternativas para movilizarse en el transporte diario. 

¿Cuáles son los objetivos que se han propuesto en Luz del Sur para impulsar la movilidad eléctrica en el Perú? 

Nuestros vehículos recorren, en promedio, 100 kilómetros al día, y los vehículos que estamos adquiriendo tienen capacidades de baterías que son de, al menos, 400 kilómetros de autonomía. Esto quiere decir que una carga de un vehículo eléctrico, una pickup, por ejemplo, permitiría transitar tres días, sin problema, sin recarga. Con ello, queremos lograr reemplazar el 10% de nuestra flota este año y, en los próximos tres, la gran mayoría de nuestra flota de vehículos de combustión por unidades eléctricas. Eso significa llegar a más o menos a los 500 vehículos eléctricos, solamente que prestan servicios de Luz del Sur dentro de nuestra zona de concesión. Si nuestros vehículos que se mueven en nuestra concesión y trabajan 24 horas al día, 7 días a la semana, pueden hacer uso de la electromovilidad, otro tipo de vehículos de otras industrias también pueden hacer lo propio.

¿Cuán cerca o lejos estamos de un Perú con 100% de movilidad eléctrica? 

Eso lo van a determinar las políticas y el apoyo que brinde el Gobierno para la adquisición de estos vehículos, así como las facilidades que se puedan dar en términos de puntos de recarga. No olvidemos que el Perú tiene una de las tarifas eléctricas con los costos de producción más baratos de Sudamérica. Si es que esto se mantiene así, gracias a las energías renovables, solares, eólicas e hidroeléctricas, podríamos tener un incremento importante de la venta de autos eléctricos. Pero, para eso, hay que hacer varias reformas en la parte regulatoria que permitan la incorporación de más vehículos eléctricos. Así, podríamos ponernos al mismo nivel que ya se encuentra otros países vecinos, como Colombia, Chile y Argentina, que tienen toda una regulación para que los vehículos 100% eléctricos cuesten prácticamente igual que un vehículo tradicional que usa hidrocarburos. Dependiendo de ello, en los próximos diez años deberíamos estar entre el 20 y 30% del parque automotor de Lima con vehículos eléctricos.

Efectivamente, el mundo se está encaminando hacia el uso de energías más eficientes. ¿Qué proyectos tiene en la mira Luz del Sur para crecer en generación eléctrica renovable? 

Cuando cambia el accionista mayoritario de la empresa (China Yangtze Power), nosotros teníamos dos proyectos de generación hidroeléctrica que cuentan actualmente con todos los permisos para poder iniciar el proceso de construcción. Estoy hablando de un proyecto hidroeléctrico en Arequipa, se llama Yuqya, y un proyecto hidroeléctrico en Cusco, Santa Teresa II. Cada uno de aproximadamente 300 MW. Lamentablemente, dada la coyuntura de la COVID-19 y la situación política y social del país, todos estos proyectos, y no solamente en nuestra empresa sino en general en el país, han tenido un largo retraso. En paralelo, estamos analizando la posibilidad de arrancar uno de estos dos proyectos, cuando el escenario lo permita y sea el momento más adecuado. Pero, además, estamos analizando alternativas solares y eólicas, de aproximadamente 150 MW, para poder iniciar su desarrollo. Yo preveo que el 2024 podríamos estar viendo si adquirimos un proyecto en proceso de finalización de permisos o iniciamos el desarrollo de los permisos nosotros, para tener un proyecto eólico o un proyecto solar, y así gradualmente ir incorporando a nuestra componente de generación una capacidad adicional. 

Con el ingreso de China Yangtze Power como accionista mayoritario, ¿qué nuevos elementos toma en cuenta Luz del Sur a la hora de evaluar el sector eléctrico?

Nuestro negocio es la distribución y comercialización de energía en nuestra zona de concesión y nuestro principal objetivo es atender de la mejor manera, con la más alta calidad, a nuestros clientes regulados (residenciales), que representan el 95% de los usuarios. Pero tenemos un componente de generación que nos permite abastecer de la mejor manera a nuestros clientes libres (empresas, grandes consumidores). Sin embargo, no somos una empresa de generación competitiva. Esa es la política de la empresa para los próximos cinco años: tener suficiente capacidad de generación que nos permita dar una tranquilidad para atender a los clientes libres y hacer frente a las variaciones del mercado eléctrico. Ahora, todos nuestros clientes, sean regulados o libres, deben tener la más alta calidad de servicio que nosotros les podamos brindar. Tenemos que transmitirle la solidez de una empresa que —más allá de si es un año bueno o malo— no va a dejar de invertir.

¿Cómo se interrelacionan con los clientes frente al alza de las tarifas eléctricas?

Al final del mes, tomamos la lectura de sus medidores y les mandamos la factura. Pero, en la factura, ellos perciben que hay un incremento constante de los costos, ya sean regulados o libres. Por esto, estamos concientizando a nuestros clientes de que nosotros como distribuidores no fijamos la tarifa, solamente recolectamos de la factura el 100% del pago eléctrico mensual, pero en el componente de distribución nos quedamos con 20%; en la subtransmisión, con 10%; y todo el resto se lo pasamos al generador, al transmisor y a los otros cargos adicionales. El dinero que nosotros nos quedamos lo reinvertimos en nuestras redes para que los tiempos, la cantidad de interrupciones y la duración de estas interrupciones sean las más reducidas en nuestro país. De hecho, Luz del Sur constantemente se encuentra en los primeros puestos del ranking de menores interrupciones y de menor duración de estas, y eso es un orgullo. ¿Y eso por qué es? Porque invertimos en nuestras redes.

Anunciaron una inversión de US$ 130 millones este año, más que el año anterior, que rondaba los US$ 70 millones. ¿A qué obedece esto y cuáles son los principales cambios que buscan implementar en su concesión? 

La primera razón es porque la empresa, después de muchos años, ha dado inicio al desarrollo de muchas implementaciones, cambios de software que no teníamos durante los últimos años. Luego, tenemos la necesidad de remodelar muchas de nuestras redes que ya han cumplido o están cerca de cumplir su ciclo de vida, conjuntamente con ampliaciones. Este año nos hemos puesto el objetivo de duplicar la cantidad de puntos de conexión nuevas que vamos a colocar en nuestras zonas urbanas marginales, en las zonas de las periferias de las ciudades, que incluso no están dentro de nuestra concesión, pero que es necesario brindarles el servicio. Y, luego de algunos años, hemos tomado la decisión, conjuntamente con el Directorio, de hacer una evaluación de todos los potenciales puntos de riesgo de algunos postes que se encontraban en mal estado y acelerar su reemplazo para evitar alguna contingencia. Ya tenemos identificados más de 10,000 puntos en los cuales vamos a trabajar este año para hacer un mantenimiento y una reposición o un reforzamiento de estos activos, que en algunos casos ya han cumplido su ciclo de vida o en algunos casos han sido impactados por algún vehículo y requieren refuerzo. 

¿Cómo avanzan en la instalación de los medidores inteligentes y cuáles son sus expectativas a largo plazo? 

A la fecha hemos instalado alrededor de 18 mil medidores inteligentes en un programa piloto que se realizó con la aprobación del regulador Osinergmin. Lamentablemente, el año pasado salió una normativa en la cual se dio por suspendida la implementación de los medidores inteligentes. Nosotros solicitamos al regulador que nos permita hacer un nuevo lote de medidores inteligentes, pero en esta oportunidad no lo aceptaron. Sin embargo, tenemos pensado evaluar en qué lugares —en coordinación con los clientes, porque el medidor les pertenece a ellos— podríamos hacer una exploración de nuevas tecnologías, con medidores inteligentes más económicos que los que actualmente tenemos. 

En medio de un panorama social complejo, ¿qué mensaje daría al sector minero energético peruano?

Creo que es muy importante que la industria entienda que la energía es parte del motor que permite que todo se mueva y que, en nuestro país, tenemos muchísimas capacidades de desarrollar energía renovable, solar, eólica e hidroeléctrica; también el gas natural que nos estabiliza en épocas como, por ejemplo, El Niño, en que no hay lluvias. En ese sentido, deberíamos desarrollar las mejores propuestas para el uso más eficiente de los recursos energéticos de nuestro país y que el Gobierno soporte un plan de largo plazo. Esa debería ser nuestra meta: tratar de ver cómo nos organizamos para llegar a un objetivo común. Porque en un ambiente de discusión, de intriga o de confrontación, es muy difícil construir este tipo de objetivos. Estamos, en mi opinión, dejando pasar muy buenas oportunidades para poder hacer el mejor aprovechamiento de los recursos energéticos del país.