COMMODITES (08/04/21)

Petróleo 59.28 US $/Barril WTI

Oro 1,757 US $/ Oz. Tr.

Plata 25.57 US $/Oz. Tr.

Cobre 8,975 US $/TM

Estaño 28,110 US $/TM

Plomo 1,961 US $/TM

Zinc 2,827 US $/TM

TIPO DE CAMBIO AL DÍA DE:     08-04-2021
MONEDA  DÓLAR  EURO LIBRA ESTERLINA
COMPRA 3.593 4.250 4.942
VENTA 3.599
4.403
5.196

Actualidad

Retos tecnológicos en el 2021

Conseguir y capacitar al talento digital, automatizar procesos, ciberseguridad y generar valor son algunos de los retos que enfrentan las empresas del sector minero energético.

Innovación 25/03/2021

El pasado jueves 18 de marzo, Minergy Connect, la plataforma de innovación de la SNMPE, organizó el webinar “Retos tecnológicos del sector minero energético del Perú 2021”, como una suerte de repaso de los desafíos que tienen entre manos para este y los próximos años.

“Si bien el sector minero energético empezó su modernización tecnológica hace algunos años, impulsando la transformación digital, la adopción de procesos automatizados y la ciberseguridad, definitivamente el 2020 ha sido como poner un pie en el acelerador para transformar con mayor velocidad la forma cómo operamos en la industria”, comentó Luis Felipe Gil, gerente del Sector Proveedores de la SNMPE. A continuación, un repaso de los retos que mencionaron los especialistas.

Durante el webinar, se anunció la incorporación de PromPerú, WIM Perú y WIN SPE Sección Lima como organizaciones aliadas de Minergy Connect.

Minería subterránea

Edward Alarcón, presidente del Comité de Tecnología e Innovación de la SNMPE, refirió que en la minería subterránea la conectividad sigue siendo la necesidad más importante. “Las capacidades de comunicación dentro de la mina son vitales para la automatización”, dijo. Estas capacidades de conectividad también son importantes con las comunidades, así como la bioseguridad, para asegurar la salud en tiempos de pandemia y anticiparse a rebrotes antes de que se paralicen las operaciones.

“En automatización de procesos, hay que aumentar la velocidad de despliegue de soluciones y promover una cultura de innovación para aprovechar mejor la tecnología”, aseguró Alarcón, para quien la ciberseguridad se mantiene entre las prioridades, pues cada vez más la industria trabaja de manera remota. Otros desafíos son la agilidad, pues hay más presión para entregar productos con mayor rapidez y digitalizar todo tipo de procesos en todas las áreas. Finalmente, la analítica de datos y la exploración de soluciones de Inteligencia Artificial (IA) o Machine Learning también resultan claves, en especial para facilitar la búsqueda de nuevos yacimientos.

Minería de tajo abierto

Rafael Estrada, vicepresidente del Comité de TI de la SNMPE en el sector minero, repasó las tecnologías que el Foro Económico Mundial considera con mayor potencial para la minería: automatización, robótica, hardware para optimizar operaciones o hacer posibles operaciones que hoy son inviables, una fuerza laboral habilitada para el uso de herramientas digitales; una empresa integrada con plataformas y ecosistemas; y el componente de analítica de nueva generación y soporte a la toma de decisiones. “Todas estas grandes áreas temáticas representan una oportunidad para nuestro sector. Elegir cuál es la más adecuada para cada una de nuestras operaciones ya depende de la realidad particular y de las prioridades específicas que cada operación tenga”, señaló.

Puntualmente, para el 2021 los retos abarcan un enfoque en la IA, la colaboración y un espacio importante para los proveedores de TI que acompañan a las empresas en el desarrollo e implementación de estas soluciones. Otros desafíos importantes son trabajar en el enfoque de personas y computadoras como “supermentes”, la ayuda de la tecnología para superar las restricciones que impone la COVID-19 y la ciberseguridad, pues la pandemia fue aprovechada por muchos ciberatacantes que empleaban este tema como plataforma de ataque a los usuarios.

Energía

Silvia Dioses, vicepresidenta del Comité de TI de la SNMPE en el sector eléctrico, comentó por su parte que los avances tecnológicos, el cambio climático, los cambios demográficos, la transformación del poder económico y el proceso de urbanización están obligando a la industria energética a cambiar, ello a partir de cinco estrategias conocidas como las “5D”: la digitalización, la descarbonización, la descentralización, la disrupción de la demanda y la desregulación.

Y si bien en el Perú, a lo largo de los últimos 30 años, se ha conseguido que cerca del 96% de la población tenga acceso a electricidad, los cambios de la industria apremian, pues exigen que se deje de lado un sector que tradicionalmente genera, transporta y distribuye energía a uno que trabaje más en red, sea más amigable ambientalmente y más digital. “Nuestro desafío es darle mucha confiabilidad al sistema, a la par que migramos hacia un esquema más moderno, eficiente, confiable, con seguridad más avanzada y más flexible en un entorno donde hay muchos desafíos ambientales, prediales, sociales, brechas y mayores expectativas de la sociedad”, explicó Dioses.

Este desafío, en palabras de la ejecutiva, se logra desarrollando nuevas capacidades con un rol distinto del área de tecnología, como una que articula a otras, explora nuevas posibilidades, y tienen foco en cinco temas clave: competitividad, productividad, mejores servicios, capacidades de transformación digital para las personas y ciberseguridad.

Hidrocarburos

Finalmente, Alessandri Zapata, vicepresidente del Comité de TI de la SNMPE en el sector hidrocarburos, afirmó que el principal reto en el sector es lograr una transformación digital que permita desarrollar habilidades de innovación, capacidades de adaptación, aumentar la productividad, generar confianza y trazabilidad en los procesos para mejorarlos, y potenciar el talento digital. Ello con una estrategia que se basa en tres ejes: personas, procesos y tecnología.

“Uno de los puntos principales que estamos trabajando es la automatización de los trabajos en los campos petroleros, donde resulta clave operar de manera remota en medio de las restricciones que impone la pandemia”, señaló Zapata. El uso de visores digitales para la supervisión remota de las operaciones y el uso de robots softwares en diferentes procesos son parte de los desafíos que deben enfrentarse, entendiendo las necesidades de la organización y las oportunidades para generar valor.