Commodites (29/9/22)

Petróleo 81.93 US $/Barril WTI
Oro 1,654 US $/ Oz. Tr.
Cobre 7,351 US $/TM
Plata 18.70 US $/Oz. Tr.
Estaño 20,850 US $/TM
Plomo 1,763 US $/TM
Zinc 2,828 US $/TM
TIPO DE CAMBIO AL DÍA DE: 28-9-2022
MONEDA DÓLAR EURO L. ESTERLINA
COMPRA 3.947 3.593 4.235
VENTA 3.952 4.201 4.826

Últimas noticias

Nueva Refinería Talara continúa con pruebas de arranque previas al inicio de su operación comercial

Nueva Refinería Talara continúa con pruebas de arranque previas al inicio de su operación comercial

Pioneros en autonomía y gigantismo: Ferreyros y Ferreycorp conmemoran 100 años en Perumin 35

Pioneros en autonomía y gigantismo_Ferreyros y Ferreycorp conmemoran 100 años en Perumin 35

PERUMIN 35: Chinalco Perú obtuvo el premio Excelencia Minera

PERUMIN 35 Chinalco Perú obtuvo el premio Excelencia Minera
Ver todos >

Carlos Gálvez: “Debemos defender la competitividad de la minería”

En entrevista con Desde Adentro, Gálvez nos cuenta detalles sobre esta publicación que concita el interés del gremio, del que fue presidente y es miembro del Consejo Consultivo.

Carlos Gálvez

Carlos Gálvez Pinillos acumula una vasta experiencia en el sector minero energético del país. Hoy plasma sus conocimientos y sus reflexiones sobre diversos temas en artículos de opinión en el portal Lampadia. Motivado por seguir aportando al debate nacional su visión de un Perú mejor, este 15 de septiembre presenta el libro De todo un poco, en una cita en la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), donde congregará a miembros del gremio, familiares y otros invitados.

En entrevista con Desde Adentro, Gálvez nos cuenta detalles sobre esta publicación que concita el interés del gremio, del que fue presidente y es miembro del Consejo Consultivo, además de un hombre vinculado a las empresas del Grupo Buenaventura. Sus historias son para leer, meditar y actuar.

¿Qué lo inspira para la publicación de este libro?

Es un conjunto de 160 artículos que escribí semanalmente desde el 2017 hasta el 2022 y que se publicaron en el portal Lampadia. Entonces decidí juntarlos en un libro para su permanencia y compartirlo con mi familia y amistades. No tiene ningún interés comercial, es de contenido variado y por ese motivo el nombre: De todo un poco, en 620 páginas. Como sigo escribiendo en una de esas termino publicando un segundo libro.

¿Cómo organiza un contenido tan vasto en el libro?

Los contenidos obedecen a las circunstancias y son resultado de algún libro que leo y termina siendo aplicable a la realidad del país. Por ejemplo, un artículo nació de la lectura del libro ¿Por qué fue exitosa Australia?, un país que tiene características similares al nuestro, pero que aprovechó el beneficio de los recursos naturales para invertirlos en educación, desarrollo industrial y tecnológico. Nuestro país debiera estar en esa línea. El sector minero lo hace, pero no todos los demás sectores. También escribí un artículo sobre el valle de Tambo que tiene que ver con el proyecto Tía María y cómo se dan cosas absurdas. El río [Tambo] tiene contaminación natural porque se abastece de géiseres que contienen antimonio, arsénico y boro; aguas de las profundidades que tienen contaminantes. La gente se opone al proyecto y dice que Tía María va a contaminar y que quieren el valle para la agricultura. Lo que nadie dice es que los productos que se cultivan en el valle no se podrían comercializar en ninguna parte del mundo [si no se resuelve el tema de estas aguas].

¿Qué otros temas se incluyen en el libro?

Temas tributarios de la minería, económicos, eléctricos, de petróleo, de gas, de educación, de innovación y hasta políticos, como la improvisación de [Martín] Vizcarra y el mal manejo de la pandemia, la inadecuada compra de vacunas y los más de 200 mil muertos por un mal manejo, cerrando al cien por ciento las operaciones mineras y paralizando la economía del país. El sector minero estaba preparado para traer las vacunas en ese momento.

Uno de los artículos también está relacionado con Alberto Benavides de la Quintana.

Fue un privilegio tener de mentor a una personalidad como el ingeniero Alberto Benavides. He trabajado 40 años en Buenaventura. Ingresé a los 25 años y don Alberto siempre fue una persona que enseñaba con el ejemplo, invertía en los profesionales jóvenes y les ponía desafíos; asumí responsabilidades en el manejo de las finanzas de la compañía, la logística, el aspecto comercial, los sistemas de información, temas eléctricos y se me planteó como desafío la construcción de una Central Hidroeléctrica. Guardo toda la gratitud del mundo para él.

A partir de su experiencia, ¿qué reflexión le merece la actual situación del sector?

La situación es compleja porque no se hace ningún esfuerzo en fomentar las exploraciones; en segundo lugar, hemos dejado pasar un súper ciclo de precios y no se ha impulsado el portafolio de proyectos de inversión que tenemos, estimado en US$ 55 mil millones. El país necesita redistribuir los ingresos que genera la recaudación tributaria para mejorar la educación, salud, infraestructura, justicia y la seguridad ciudadana. Y el sector que más contribuye es el minero. ¿Cómo es posible que se haya permitido postergar la construcción de proyectos que han debido aumentar la base tributaria del país? No se trata de aumentar tasas de impuestos que se llevaron al límite, ahora debemos fomentar que haya más actividad minera con una mayor base tributaria que permita generar mayores recursos fiscales que sean bien canalizados. Lamentablemente, se ha espantado la inversión, empezando por hablar de la convocatoria a una Asamblea Constituyente que genera inestabilidad y también se habló de incrementar las tasas de impuestos, cuando ya tenemos una escala progresiva que ha permitido triplicar la recaudación.

¿El expresidente Ollanta Humala con su reforma tributaria sentó las bases de esta recaudación que ha explotado en los últimos años por el súper ciclo de precios de los metales?

Fue un trabajo conjunto entre el Estado y la SNMPE, una negociación técnica para llegar a un esquema tributario que no estrangule a las empresas, cuando hay bajos márgenes y, a su vez, se pueda maximizar la recaudación, cuando los márgenes son mayores y los precios mejoren. Formamos un equipo de la SNMPE y nos dedicamos a esa tarea en la gestión del exministro de Economía, Luis Miguel Castilla.

¿El compromiso del sector es por el permanente crecimiento del país?

El sector empresarial y el minero energético, en particular, apuestan por contribuir al crecimiento y desarrollo del Perú, pero no se debe “matar la gallina de los huevos de oro”. Tiene que haber un equilibrio y racionalidad detrás de los esquemas tributarios y laborales, pues lo primero que debe defenderse es la competitividad del Perú. La única actividad en la que competimos con los países del primer mundo es la minería, lo hacemos con Australia, Chile, Estados Unidos y Canadá. Entonces, debemos considerar lo que pasa en otros países, como en los regímenes laborales y tributarios. Además, hay que tener en cuenta el tema de nuestros puertos, de pequeño y mediano tamaño; la infraestructura de comunicaciones, los sistemas de información y tecnología. Todo ello debe tenerse en consideración a la hora de hablar de regímenes tributarios y laborales. De qué sirve tener oro, plata, cobre y plomo si estamos impedidos de su aprovechamiento en beneficio del país por la rigidez de las normas, como la recientemente aprobada sobre  tercerización.

¿Cómo avizora al sector a mediano y largo plazo?

Somos optimistas empedernidos, pues nuestros proyectos son de muy largo plazo. El sector minero trabaja en el largo plazo y de cada mil prospectos que se inician, uno probablemente se convierta en un proyecto en operación. Las exploraciones pueden llevar 10, 15 y 20 años para llegar a un hallazgo importante. Antamina se puso en producción 50 años después de haber sido descubierta; Toromocho, 60 años después; también Quellaveco. El horizonte de un gran proyecto minero es de 50, 60 y 70 años frente a un Gobierno que solo está cinco años.

¿Qué sugiere para superar los conflictos sociales, de los que se habla mucho?

El Perú ha dejado que las comunidades sobrepasen al Estado. Ahora las comunidades exigen que les compres los terrenos varias veces, no reconocen la construcción de casas, hospitales, colegios por parte de la empresa y piden más. En Cusco se puso un Fondo de Desarrollo Social y ahora ya no quieren eso, sino la plata en efectivo.  Sucesivos gobiernos débiles, sin autoridad, han cedido a las presiones. Estamos llegando a un punto en que la situación se vuelve insostenible. Debido a la desconfianza e inestabilidad se generó contratos de estabilidad tributaria, vía Contratos-Ley, que no se pueden modificar. El flujo de inversiones llegó al Perú, después de la vigencia de esos contratos de estabilidad. La mina Cuajone, precisamente, se construyó sobre la base de un contrato de estabilidad firmado por el Gobierno Revolucionario de las Fuerzas Armadas, pues el Estado no tenía los US$ 300 millones que hacían falta para desarrollar un proyecto como este. Entonces, se dio el primer Contrato-Ley de estabilidad jurídica.

¿Hay alguna autocrítica por parte de los empresarios mineros?

Antes de llegar a Buenaventura trabajé siete años en el Banco Minero del Perú, una entidad de fomento a la pequeña y mediana minería. Entonces, he sugerido que eso se debería rehacer con la filosofía que tenía el Banco Minero de sus inicios, no era una entidad dedicada a prestar dinero, lo que más se aprobaba era asistencia técnica. Si tú eras un pequeño prospector o minero artesanal, te acercabas al banco con la titularidad de tú concesión que el banco verificaba. Luego, te aprobaban la asistencia técnica y enviaban un ingeniero geólogo para decirte qué labores hacer y, cuando la situación evolucionaba, enviaban un ingeniero de minas para que brinde pautas de cómo hacer las labores con seguridad y medidas adecuadas para luego sacar el mineral de desarrollo. La manera de prestarte dinero era una habilitación sobre tus minerales en cancha. Veían que habías hecho la labor, que tenías mineral in situ ya extraído y seleccionado, y te ayudaban para que sigas haciendo tus labores y hacer el concentrado y comercializarlo. El objetivo era que el prospector se convierta en pequeño minero y, en la medida que vaya progresando, se convierta en uno mediano.

¿Este rol de banca de fomento lo puede asumir ahora el sector privado?

No, eso lo tiene que hacer el Estado, pero otro Estado, con los recursos que genera la minería.