Commodites (10/04/24)

Petróleo 90.49 US $/Barril WTI
Oro 2327.80 US $/ Oz. Tr.
Cobre 9360.00 US $/TM
Plata 27.84 US $/Oz. Tr.
Estaño 30585 US $/TM
Plomo 2119.50 US $/TM
Zinc 2660.00 US $/TM
TIPO DE CAMBIO AL DÍA DE: 10-04-2024
MONEDA DÓLAR EURO L. ESTERLINA
COMPRA 3.701 3.647 4.633
VENTA 3.710 4.337 5.005

Últimas noticias

Actualización de tarifas eléctricas en el mes de abril 2024

Osinergmin

Pasco: AMSAC presentó el Plan de Cierre Ambiental de la Relavera Quiulacocha

AMSAC Plan de cierre Quiulacocha

MINEM: Más de 30 mil familias contarán con luz en sus hogares con programa Electricidad al Toque

Electricidad Al Toque
Ver todos >

Viviendas cálidas para derrotar la pobreza

CAT-PUCP para SUMAC WASI es el resultado de un esfuerzo conjunto entre la Pontificia Universidad Católica del Perú y el sector privado.

Guillermo Vidalón

Por Guillermo Vidalón del Pino, Superintendente de Relaciones Públicas en Southern Perú Copper Corporation

En el Perú, desde diferentes esferas, en muchas oportunidades, nos hemos propuesto acabar con la pobreza. Sin embargo, más allá de las buenas intenciones, no ha sido posible concretar este anhelo. Ahora que la reflexión acerca de qué hacer y cómo lograrlo compromete tanto a la academia como al sector privado, se ha concretado una propuesta que viene demostrando ser eficiente para avanzar en la lucha contra la pobreza. Esta se denomina CAT-PUCP para SUMAC WASI, que son las viviendas rurales que edifica el Ministerio de Vivienda y Construcción (MVC) y en las que Southern Perú es una de las compañías que ha aportado para su desarrollo.

La idea

¿En qué consiste CAT-PUCP para SUMAC WASI? Es un complemento que permite incrementar la temperatura al interior de las viviendas rurales ubicadas en zonas altoandinas, precisamente donde radica la mayor parte de la población que está en condiciones de pobreza extrema.

CAT-PUCP para SUMAC WASI es el resultado de un esfuerzo conjunto entre la Pontificia Universidad Católica del Perú y el sector privado. Las viviendas se situarán en diversas zonas del país y el sector minero es uno de los más entusiastas en el escalamiento del proyecto.

Tras una investigación que se inició antes de la pandemia de la COVID-19, un equipo multidisciplinario de dicha institución académica diseñó una columna que contiene piedras de canto rodado —que se encuentran en los cauces de cualquier río— y, sobre dicha estructura, colocan un panel que direcciona el intenso calor diurno de la serranía hacia las rocas, las mismas que alcanzan temperaturas de hasta 70 grados centígrados. Por medio de un tubo, el calor acumulado durante el día se transmite al interior de las viviendas cuando la temperatura empieza a descender. Inclusive, cuando la temperatura ambiental baja por debajo de cero grados, al interior de las viviendas que cuentan con este dispositivo se logran temperaturas que oscilan entre los 17 y 20 grados, lo que genera un ambiente confortable para las personas que habitan en estas partes del territorio nacional, generalmente localizadas por encima de los 3,500 m s. n. m.

Contra la pobreza

Según cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática, la pobreza en el Perú alcanzó al 27.5% de la población en el 2022, lo que representa 9.2 millones de personas, en tanto que la pobreza extrema afectó al 5% de la población, es decir, 1.7 millones de peruanos. Si estimamos cinco miembros por familia, resulta que tenemos 333,960 hogares en condiciones muy precarias, que tienen comprometido su desarrollo futuro y que lo más probable es que su situación de pobreza se herede a las próximas generaciones.

El que casi 1.7 millones de peruanos tenga la posibilidad de contar con alguna de estas viviendas abrigadoras implica, en sí mismo, una revolución social. En adelante, el frío no les restará su potencialidad física. En consecuencia, su condición actual de supervivencia —en función de una economía precaria— se transformará, porque el pobre extremo se convertirá en un agente que incremente su capacidad productiva en base al conocimiento del que dispone. Empero, puede generar excedentes agropecuarios que comercializará los fines de semana en las ferias o mercados locales, lo que le permitirá la disposición de mayor efectivo para adquirir bienes y hasta servicios producidos u ofertados en el país, acelerando el círculo virtuoso de la producción y el consumo.

Además, CAT-PUCP para SUMAC WASI impactará positivamente en la lucha contra la pobreza multidimensional y la discriminación contra la mujer, quien sigue siendo la más vulnerable entre los pobres. Mucho más grave, inclusive, es la situación que afrontan quienes tienen alguna condición que limita su actuar o padecen de alguna enfermedad.

Propuesta e impacto

Por lo expuesto, resulta relevante que el Estado incorpore en sus programas de vivienda social este complemento. La academia y el sector privado han alcanzado a la sociedad peruana un aporte relevante, eficiente y transformador para la mejora de la calidad de vida de más de un millón de compatriotas.

Las viviendas sociales del Estado para zonas rurales y CAT-PUCP para SUMAC WASI pueden generar áreas urbanizables y mayores conglomerados habitacionales en áreas más accesibles, en las que también se pueda edificar, adicionalmente, un colegio y/o un centro de salud. Estas infraestructuras públicas tendrían un costo menor inclusive porque, a diferencia de las viviendas que cuentan con dos dormitorios y un área de usos múltiples, una Institución Educativa requiere de aulas sin divisiones internas, al igual que un centro hospitalario u alguna oficina del Ministerio Público, Poder Judicial, comisaría, RENIEC, entre otras.

Un mecanismo para impulsar esta transformación de manera radicalmente positiva y rápida es Obras por Impuestos. Para lograrlo, se requiere que las autoridades de los gobiernos subnacionales y nacional se convenzan de los beneficios que genera esta alternativa, y que conozcan la disposición de la academia y del sector privado para escalarla.

Como dicen sus promotores, mientras nosotros seguimos debatiendo cómo brindar mejores servicios a miles de hogares, ellos están padeciendo de la inclemencia del frío de los Andes y de las enfermedades respiratorias agudas, entre otras, que trae el vivir y padecer en dichas alturas.