Commodites (10/07/24)

Petróleo 85.47 US $/Barril WTI
Oro 2378.80 US $/ Oz. Tr.
Cobre 9761.50 US $/TM
Plata 30.90 US $/Oz. Tr.
Estaño 34275 US $/TM
Plomo 2154.00 US $/TM
Zinc 2871.50 US $/TM
TIPO DE CAMBIO AL DÍA DE: 11-07-2024
MONEDA DÓLAR EURO L. ESTERLINA
COMPRA 3.766 3.976 4.845
VENTA 3.771 4.130 5.016

Últimas noticias

Minería: crece la inversión en nuevas tecnologías

SNMPE: EITI Perú contribuye al fortalecimiento de la gobernanza y confianza en base a la transparencia sobre los aportes del sector minero energético

EITI

Terpel inicia trabajos para cambiar su matriz energética y apunta a ser carbono neutral en el 2025

Terpel
Ver todos >

Senati: “El sector minero necesita cubrir una brecha de demanda de técnicos especializados”

José Luis Cerrón Argandoña, director de la Zonal de Arequipa - Puno de Senati, resalta la creciente demanda de técnicos especialistas en minería y la importancia de la formación técnica profesional para satisfacer esta necesidad.

Senati

¿Cómo describiría el panorama actual de la industria minera en términos de demanda de técnicos especializados? 

La demanda de profesionales técnicos en el sector minero se mantiene creciente, hay una necesidad urgente por cubrir esta brecha. La formación técnica actualmente no logra satisfacer esta exigencia tanto en cantidad como en especialidades. Por ejemplo, el cambio continuo de tecnología: hoy día hablamos de camiones mineros con motores eléctricos, equipos autónomos, uso de energías limpias, inteligencia artificial y el uso de las telecomunicaciones 5G. Esto hace que la demanda especializada sea cada vez mayor y requiera de una respuesta rápida por parte de las instituciones educativas, especialmente en la parte técnica.

José Luis Cerrón Argandoña, director de la Zonal de Arequipa – Puno de Senati.

¿Qué especialidades técnicas son las más demandadas por la industria minera y por qué son críticas para el funcionamiento y desarrollo del sector?

Cuando hablamos del sector minero, nos referimos a un sector que tiene una alta inversión en activos y tecnología, y que necesita mantenerlos para maximizar su disponibilidad y ser eficiente en costos. Tener parado un camión minero, una planta de procesamiento, una subestación eléctrica o servidores de cómputo, significa ineficiencia y pérdidas económicas. Entonces, las especialidades más demandadas incluyen mantenimiento de maquinaria pesada, mantenimiento de plantas industriales, mecatrónica industrial y automotriz, procesos tecnológicos de soldadura, ingeniería de ciberseguridad, seguridad de la información, uso de energías limpias y automatización industrial. También son cruciales los técnicos en seguridad y control de pérdidas, y en tecnologías para el cuidado del medio ambiente. Y si hablamos de la cadena logística de la minería, requieres administradores logísticos e industriales. Entonces, eso hace que tengas una gran necesidad de diversas especialidades.

¿Cuál es el panorama actual de la industria minera en términos de demanda de técnicos especializados y el déficit de puestos de trabajo en el sector?

De acuerdo con las estadísticas del Ministerio de Energía y Minas, a marzo de este año, en cuanto a empleo directo en la minería, estamos hablando de más de 230 mil puestos de trabajo a nivel nacional. Las regiones de Arequipa, La Libertad, Junín y Áncash son las que más se benefician. Por ejemplo, Arequipa cuenta con un poco más de 32 mil trabajadores como mano de obra directa, pero cuando consideramos toda la cadena de valor que genera la minería, estas cifras pueden multiplicarse fácilmente por cuatro o cinco debido a todos los servicios conexos que requieren las operaciones mineras. En términos de técnicos, son alrededor de 280 mil a 300 mil puestos de trabajo anuales en todo el país. Sin embargo, por lo menos hay un 30% de esa demanda que no se satisface, lo cual representa una gran oportunidad de empleo para los jóvenes en las regiones.

¿Cómo aborda Senati la dificultad de encontrar jóvenes talentos técnicos y qué estrategias implementan para preparar a los estudiantes para el mercado laboral?

En Senati aplicamos la formación dual, que combina la formación que se realiza en laboratorios y talleres de Senati con la formación práctica en la empresa. Desde el cuarto semestre, los estudiantes realizan este tipo de formación, lo que les permite adaptarse a la práctica y cultura de las compañías y mejorar su empleabilidad. Además, tenemos alianzas estratégicas con empresas de clase mundial para asegurar que los estudiantes aprendan con tecnología y equipamiento moderno. También hay oportunidades de becas y cursos especializados en colaboración con el sector industrial y minero. Y estas oportunidades técnicas no se dan solo para los varones, hoy en día el sector minero busca de manera constante mejorar la paridad de género. Eso apoya la empleabilidad de las mujeres en regiones alejadas de la capital, donde tienen una oportunidad para educarse y obtener un empleo formal bien remunerado.

¿Qué tipo de diálogo mantienen con las empresas mineras para ajustar la oferta educativa en función de las demandas del mercado laboral?

Formamos alianzas o convenios con empresas mineras y conexas para comprender sus necesidades. Además, representantes de la industria participan en nuestros comités consultivos, consejos zonales, mesas y foros técnicos de diálogo, donde se identifican nuevas necesidades y se diseñan programas de estudio alineados con las demandas del sector y la región. Esto garantiza que los estudiantes adquieran las habilidades y competencias necesarias para la industria de la región. Nuestros estudiantes e instructores, además, hacen pasantías a nivel nacional e internacional y son certificados por las empresas y marcas que representan. Eso facilita identificar lo que el mercado requiere y estar siempre un paso adelante.

¿Cómo contribuye Senati al desarrollo de personal técnico para la industria minera y cuál es su alcance en las diferentes regiones del país?

Como Senati, tenemos más de 65 sedes a nivel nacional. Esto nos permite estar presentes en las 25 regiones del país, incluso en zonas donde no hay otras instituciones educativas. Parte de nuestra razón de ser es proveer personal técnico calificado para la industria en general, incluyendo el sector minero. Los programas de formación se adaptan específicamente a las necesidades de cada región, en el norte, sur y centro del país. En Arequipa, hemos apoyado y trabajado junto con empresas como Cerro Verde en cursos especializados para la comunidad y para su personal; con Antapaccay en cursos de mantenimiento y operación de equipos. De igual forma, colaboramos con Minsur, Southern Copper, Las Bambas y empresas relacionadas al sector como Komatsu-Mitsui, Ferreyros, Bosch Rexroth, Flsmidth, entre otras.

Realizamos campañas en colegios públicos y privados en alianza con las empresas mineras para difundir estas oportunidades de formación, buscando mejorar la empleabilidad para los los jóvenes de la región. Organizamos charlas y visitas al público en general para que visiten las instalaciones de Senati y sean testigos de cómo se aplica la tecnología en diferentes especialidades en vivo, permitiéndoles visualizar las oportunidades que quizá no perciben cuando están en sus colegios y casas. Participamos en eventos con la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), el Instituto de Ingeniería de Minas, las cámaras de comercio y las sedes descentralizadas de la Sociedad Nacional de Industrias. Todo esto lo hacemos no solo para fomentar el interés en los jóvenes, sino también para que los padres de familia vean a la formación profesional técnica como una gran oportunidad de formación y empleo bien remunerado.

¿Cuáles son los principales desafíos del sector minero en términos de capacitación laboral y la demanda de especialidades?

Los proyectos mineros se ejecutan en zonas alejadas de las ciudades y como tal, tener opciones de personal calificado en las regiones es un reto. Por otro lado, las nuevas tecnologías que evolucionan rápidamente hacen que sus operaciones requieran nuevas y diversas especialidades y que los servicios de terceros que les brinden soporte en sus distintos procesos estén en un ritmo similar de evolución. Los índices de pobreza y necesidades de la población, entre otros aspectos, son algunos temas que hacen que esto se vuelva un desafío. Entonces, entran a tallar instituciones de formación técnica de alta calidad, como Senati, cuyas carreras responden justamente a esas necesidades particulares de cada región. El reto está en generar sinergias y una adecuada velocidad de respuesta, para lograr que esto se vuelva una oportunidad para los jóvenes.

¿Cómo pueden las carreras técnicas proporcionar una ruta eficaz para mejorar la economía y ofrecer oportunidades de transición hacia carreras universitarias?

Muchas veces los jóvenes y padres de familia priorizan las carreras universitarias por el hecho de tener un título, pero también es crucial considerar aspectos como la empleabilidad y con ello poder mejorar la economía del hogar de manera más rápida. Además, es importante considerar las necesidades de la industria de las regiones, donde las carreras técnicas son bastante demandadas sobre todo en sectores económicos que así lo requieren. Estas carreras técnicas luego les permiten convalidar créditos hacia una carrera universitaria, facilitando una transición fluida, pero asegurando ingresos económicos significativos desde temprano. El gran reto de las carreras técnicas es demostrar un alto nivel de formación y saber comunicarlo para que la población reconozca y aproveche estas ventajas para mejorar su situación profesional y económica, de tal forma que dependan de sí mismo para su realización.

¿Qué recomendaciones daría a los estudiantes interesados en ingresar al sector minero en términos de especialización técnica y oportunidades laborales?

Mi recomendación no solo va dirigida a los jóvenes, sino también a los padres de familia. La educación es una inversión y como tal, el optar por una carrera técnica profesional de calidad, con formación práctica tangible, en centros de formación con tecnología avanzada y equipamiento moderno, en carreras que estén en sintonía con las necesidades de la región, garantiza una integración exitosa al mercado laboral, dando opción de acceso a empleos bien remunerados y de continuar mayores estudios. El impacto no solo es en la economía de los hogares sino en el país.