COMMODITES (07/05/21)

Petróleo 64.56 US $/Barril WTI

Oro 1,784 US $/ Oz. Tr.

Cobre 10,375 US $/TM

Plata 26.45 US $/Oz. Tr.

Estaño 34,462 US $/TM

Plomo 2,186 US $/TM

Zinc 2,935 US $/TM

TIPO DE CAMBIO AL DÍA DE:    06-05-2021
MONEDA  DÓLAR  EURO LIBRA ESTERLINA
COMPRA 3.815 4.574 4.859
VENTA 3.821 4.814 5.543

Buenas prácticas

Las APP permiten el acceso a servicios públicos de calidad en pandemia

Desde el inicio la crisis del coronavirus, los acuerdos entre los sectores público y privado vienen jugando un rol importante.

APP y servicios públicos
Sostenibilidad 01/05/2021

El COVID-19, sin lugar a dudas, cambió la vida de todos. En tiempos de pandemia, se hizo más evidente la importancia del derecho que tiene todo ciudadano al acceso garantizado a servicios públicos de calidad. Para conocer más sobre el importante papel de las alianzas público-privadas (APP) en la optimización del acceso y calidad de los servicios públicos en beneficio de la sociedad, la SNMPE organizó una reunión virtual con dos ponentes expertos: Mariana Abugattas, presidenta del Comité de Asuntos Sociales de la SNMPE, y Juan Manuel Arribas, director ejecutivo de Soluciones Empresariales contra la Pobreza.

Durante el conversatorio virtual, los especialistas respondieron tres cuestiones: ¿Qué buenas prácticas existen en la coordinación entre entidades públicas y privadas?, ¿cuáles han sido los retos más importantes en esta coordinación y cómo pueden ser mejorados? y ¿qué otros mecanismos deben fortalecerse o implementarse frente a futuras coordinaciones?

Buenas prácticas

Para Abugattas, las alianzas entre el sector público y el privado son claves para plantear soluciones estratégicas en el combate del Perú contra el coronavirus. Resaltó los logros del gremio minero energético y sus empresas asociadas, los cuales en base a los acuerdos con el sector público realizaron aportes al desarrollo social. “Durante la emergencia nacional, realizamos cientos de acciones e intervenciones contribuyendo con la adquisición de equipos médicos, materiales de bioseguridad, víveres, respiradores y plantas de oxígenos. A la par, también contribuimos con la reactivación económica”, señaló.

De acuerdo con la ejecutiva, los aportes del gremio minero energético para el acceso a la salud por el COVID-19 tienen tres ejes principales de intervención: acceso a la salud, seguridad alimentaria y resiliencia local. En la última década, el 70% de los proyectos sociales del sector se enfocó en los siguientes Objetivos de Desarrollo Sostenible: Fin de la pobreza; Salud y bienestar; Educación de calidad; Igualdad de género; Agua limpia y saneamiento; Trabajo decente y crecimiento económico; Reducción de las desigualdades; y Alianzas para lograr los objetivos.

“Pese a los innumerables esfuerzos debemos reconocer que, si bien hemos crecido económicamente, el crecimiento ha sido desigual. Según el Plan Nacional de Infraestructura, nuestro país tiene una brecha básica en infraestructura valorizada en S/ 360 mil millones. Lamentablemente, se han devuelto S/ 122 mil millones en los últimos cinco años. Por ello es necesario que sumemos esfuerzos para mejorar nuestro nivel de ejecución, haciéndolo más eficiente y ágil. Si lo hacemos juntos esto podría traducirse en la reducción de las brechas de acceso a los servicios públicos”, manifestó.

Por su parte, Arribas indicó que, pese a que el presupuesto general de la República ha aumentado en las dos últimas décadas, existe un de déficit de gestión pública que no permite que el crecimiento económico se traduzca de manera equitativa en un bienestar social general. “No es un tema de definir el porcentaje de inversión, sino de mejorar radicalmente la gestión de los servicios públicos. Es ahí donde, desde el principio, el sector privado ha enfocado sus esfuerzos. Es importante apoyar a nuestro Estado en temas de gestión pública. Las experiencias de diversas empresas pueden ser de mucha utilidad para la gestión de varios programas del Estado y líneas de acción”, agregó.

Retos de coordinación

Arribas resaltó los retos que las alianzas público-privadas deben enfrentar, como claridad de objetivos a mediano y largo plazo; continuidad en la gestión; apoyo legal efectivo para destrabar nudos; calidad académica y ejecutiva de los funcionarios públicos; control concurrente de controlaría; planificación estratégica; criterios de urgencia; y aplicación de indicadores claros de gestión pública con índice de progreso.

Sobre los desafíos que enfrenta la coordinación de estas alianzas público-privadas, Abugattas señaló que “la carga burocrática en un contexto como el actual, puede significar incluso la pérdida de vidas humanas. Definitivamente, urgen procesos eficientes, céleres y digitales. Necesitamos una respuesta inmediata. No solo para la adquisición de bienes y servicios esenciales, sino también para la recepción y entrega de donaciones a poblaciones vulnerables. Se ha evidenciado aún más que nuestro país tiene una importante brecha de estructura sanitaria. Los procesos para la construcción de un hospital o una obra infraestructura pueden durar incluso doce años. Todo esto nos hace menos resilientes frente a problemas críticos”, explicó.

Para Abugattas, otro de los desafíos por enfrentar es la falta de continuidad en el personal de las autoridades y, por ende, la poca planificación, pero resaltó otras oportunidades de mejora: “Debemos acelerar el procedimiento de la suscripción de convenios o formalización de donaciones para poder atender las necesidades propias de la pandemia”.
“El control concurrente de la Contraloría es muy importante para prevenir casos de corrupción; sin embargo, no debe ser un justificante para retrasar las donaciones que solo buscan beneficiar a la población vulnerable. También hay un insuficiente acceso de intercambio de información oportuna, desde los gobiernos centrales, regionales y locales. La construcción de una gobernanza pública requiere de la participación del sector público, el sector privado y la sociedad civil. Hoy no cabe duda que para vencer la pandemia se requiere más que nunca que trabajemos juntos de manera ordenada”, aseveró.

Mecanismos a fortalecer

Finalmente, la presidenta del Comité de Asuntos Sociales de la SNMPE se refirió a la necesidad de que las alianzas público-privadas estén direccionadas a la construcción de un país mejor y con un desarrollo social sostenible.

Para Abugattas, los mecanismos que deben fortalecerse en futuras coordinaciones entre ambos sectores son los siguientes: agilizar los procesos en casos de emergencia; involucrar rápidamente al sector privado, especialmente en contextos de crisis; contar con mecanismos de Asociaciones Público Privadas (APP) y mejorar los actuales, para mejor la coordinación; fortalecer las capacidades de las autoridades regionales y locales; y fortalecer a las universidades en materia de innovación, ciencias y tecnología.

El desarrollo sostenible requiere que se asocien entre gobiernos, el sector privado y la sociedad civil. Ninguna de las partes puede lograr resultados sola. Esto ha sido reforzado y evidenciado con la pandemia”, concluyó.

Arribas, en adición, indicó que es importante lograr la apertura de las autoridades para que estas reciban el apoyo del sector privado. “Hay muchísima desconfianza. Resulta complejo que el Estado entienda que el sector privado tiene una genuina intención de apoyar”, finalizó.