Commodites (10/04/24)

Petróleo 90.49 US $/Barril WTI
Oro 2327.80 US $/ Oz. Tr.
Cobre 9360.00 US $/TM
Plata 27.84 US $/Oz. Tr.
Estaño 30585 US $/TM
Plomo 2119.50 US $/TM
Zinc 2660.00 US $/TM
TIPO DE CAMBIO AL DÍA DE: 10-04-2024
MONEDA DÓLAR EURO L. ESTERLINA
COMPRA 3.701 3.647 4.633
VENTA 3.710 4.337 5.005

Últimas noticias

Moody’s destaca posición financiera de Consorcio Transmantaro

ISA CTM

Antapaccay logra hito en parada mayor de su planta

Antapaccay

Producción del sector de Minería e Hidrocarburos se incrementó en 15,94%

Ver todos >

Domingo Drago: “La minería peruana debe ser la palanca que revierta la recesión y reactive la economía”

Desde Adentro conversó con el presidente del Comité Sectorial Minero de la SNMPE, quien nos comenta sobre los retos que afrontó el sector minero en el 2023 y los grandes desafíos que se vienen para el presente año.

Domingo Drago

Desde Adentro conversó con Domingo Drago, presidente del Comité Sectorial Minero de la SNMPE, quien nos comenta sobre los retos que afrontó el sector minero en el 2023 y los grandes desafíos que se vienen para el presente año.

¿Cuál es el balance que hace del sector minero en el 2023? ¿Cuáles fueron los principales desafíos a superar?
El 2023 ha sido un año con diversos aspectos positivos. Por ejemplo, Quellaveco logró operar al 100% de su capacidad de producción, y se consolidó como uno de los principales productores de cobre del país. En el ámbito institucional, en comparación con el año anterior, hemos tenido un ambiente de mayor estabilidad política y social. No obstante, hemos afrontado episodios lamentables generados por la minería ilegal, mediante acciones criminales que produjeron la muerte de trabajadores de empresas mineras auríferas que operan formalmente en La Libertad, además de la diseminación de estas actividades en distintas zonas del país. Tanto la seguridad como la recuperación de la competitividad son aspectos que merecen atención urgente en nuestro país. Ha sido un año difícil para el desarrollo de nuevas inversiones, aun cuando tenemos proyectos mineros e interés de los inversionistas por apostar por nuestro sector. Debemos trabajar de manera conjunta para revertir esta situación este año, más aún en un contexto de recesión económica.

¿Qué desafíos enfrentará el sector en el 2024?
Un aspecto clave para nuestro sector es la formalización minera, que se inició en el 2002, es decir, hace más de dos décadas. En el 2012 empezó también un proceso extraordinario y de excepción para la formalización, el cual, luego de más de una década, no ha logrado ser efectivo. Por lo tanto, la estrategia tiene que cambiar. Esto es crucial para la recuperación de territorios productivos y la erradicación de bandas criminales que generan violencia y contaminación en diversas zonas del país. El Ministerio de Energía y Minas tiene aún acciones pendientes respecto al Registro Integral de Formalización Minera (Reinfo), que en muchos casos está siendo mal utilizado, debido a constantes ampliaciones para culminar el proceso de formalización, convirtiéndose en aval de situaciones que generan un impacto negativo en lo social, ambiental, productivo y económico para el país.

A nivel de competitividad, es urgente avanzar en la simplificación administrativa y mejora regulatoria, lo que no significa flexibilizar los estándares bajo los cuales opera la minería formal. Se ha anunciado la implementación de la Ventanilla Única Digital para el sector minero con el fin de simplificar de manera integral los procesos y aprobaciones y que se pueda contar con tiempos predecibles, así como aplicar el silencio administrativo positivo cuando no haya respuestas en los tiempos establecidos. Se espera la puesta en ejecución de esta herramienta para los primeros meses de este 2024, según ha declarado el ministro del sector. Esta iniciativa debe ser asumida como una oportunidad de simplificación integral y no sólo como un proceso de digitalización y adecuación tecnológica.

Otro aspecto fundamental es el desarrollo territorial, el cual implica una visión integral de los territorios y corredores económicos con una mirada multisectorial. Al aprovechar las oportunidades que estos ofrecen, como la minería, podemos integrar distintos pisos ecológicos y promover mercados de mayor dimensión y generar así oportunidades para las poblaciones locales. Este enfoque permitirá abordar el cierre de las brechas sociales que persisten en el Perú y que son la raíz de diversas movilizaciones sociales. Este proceso deberá darse de manera organizada entre los diferentes actores que participan en él. Sobre este aspecto, también es crucial una mejor ejecución de los recursos que genera la minería y que se destinan a las regiones y distritos mineros del Perú a través del canon y las regalías. Es fundamental el rol de las autoridades para que estos recursos atiendan las necesidades de la población.

Finalmente, tenemos el gran desafío de seguir comunicando cómo funciona y cuáles son las oportunidades que genera para el país la minería formal. En el presente año esperamos potenciar los espacios de comunicación a través de “Minería de Todos”, y llegar con mensajes claros y sencillos a diversos actores de interés de nuestro sector.

¿Qué oportunidades se vislumbran en el 2024 para el sector minero?
La prioridad para todos es promover la inversión en el sector minero. El Perú juega en las ligas mayores a nivel mundial. La minería peruana debe ser la palanca que revierta la recesión y reactive la economía. Tenemos una oferta diversificada de minerales, y, además, ocupamos posiciones de liderazgo a nivel productivo y de reservas. Ello es resultado de un ecosistema maduro en el que intervienen las compañías mineras más grandes, muchas de las cuales tienen presencia global. Contamos con un mix de entidades especializadas a nivel público y con una importante cohesión a nivel empresarial, a través de los gremios. Entre estos, destaco especialmente la labor de la SNMPE, la cual tiene 127 años de actividad institucional. También aportan a este ecosistema la academia, con la formación de profesionales de mucho talento, así como proveedores y firmas consultoras del sector que generan valor, conocimiento y expertise en las diversas actividades que desarrollamos.

¿Qué se debería hacer para que la inversión privada en minería retome su impulso, aprovechando la demanda de metales que genera la transición energética global?
Brindar estabilidad y generar confianza. El Perú cuenta con un portafolio de 47 proyectos que representan una inversión potencial de 54 mil millones de dólares, principalmente en cobre. Tenemos dos clústeres de proyectos claramente identificados en el norte y sur del país, que permitirían compartir infraestructura, como facilidades portuarias, caminos de acceso, energía, depósitos de relaves, etc. Tenemos que aprovechar la oportunidad de la transición energética y poner en valor estos yacimientos. Hay proyectos que cuentan con estudios, permisos y financiamiento para iniciar su construcción este año, como es el caso de Tía María. Tenemos un solo proyecto greenfield en construcción (después de Quellaveco) que es San Gabriel, en Moquegua. Debemos apostar también por proyectos de expansión (brownfield), los cuales toman menos tiempo y cuentan con mayor factibilidad. Estos proyectos dan sostenibilidad a la producción minera. Asimismo, mediante la optimización de eficiencias en las plantas de beneficio debemos promover el incremento de la producción dentro de la misma huella del proyecto a través de mecanismos ágiles. No cabe duda de que el Perú tiene una riqueza mineral apreciada en todo el mundo. Lamentablemente, no se están generando las condiciones para que podamos aprovechar estos recursos en beneficio de nuestra población. Hay voluntad política para revertir esta situación, pero debe plasmarse en medidas concretas como orden público, optimización integral del proceso de permisos, eficiencia administrativa y cierre de brechas, entre otros temas.

La minería ilegal ha demostrado ser el principal enemigo de las inversiones y de la sociedad. Mirando el 2024, ¿qué se tendría que reforzar en la lucha contra esta ola delincuencial?
Es necesario fortalecer la presencia del Estado en los territorios dominados por la ilegalidad, y que, en algunos casos, son escenarios de acciones criminales. Urge establecer un orden para el proceso de formalización minera, sin abrir nuevos plazos a través del Reinfo, que actualmente se encuentra cerrado a nuevas inscripciones, y así debe mantenerse, buscando concluir en definitiva el proceso de formalización de quienes realmente quieran cumplir con la Ley. El Decreto Legislativo recientemente emitido por el Gobierno para hacer ajustes al esquema de formalización es un paso en la dirección correcta, ya que plantea dejar fuera del proceso a aquellos que realizan sus labores sin la autorización expresa de las empresas titulares de las propiedades mineras que cuentan con autorizaciones de explotación y exploración. Ya son más de dos décadas entrampados en este proceso de formalización. Se tienen que tomar medidas enérgicas en contra del crimen organizado que está depredando nuestros ecosistemas.

¿Cuáles son los hitos en materia ESG (criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo) alcanzados en la minería?
Son diversos. La minería es actualmente uno de los sectores más atractivos en los que la población desea trabajar, porque es un sector que ofrece una clara oportunidad de desarrollo personal y profesional sustentado en sus altos estándares en materia laboral, seguridad y salud, promoción y desarrollo de talento. Además, ha incorporado con éxito a la sostenibilidad en sus diversos ejes, como parte inherente de su gestión empresarial. La prevención y cuidado del ambiente, la promoción del desarrollo de sus entornos, el respeto por los derechos humanos, las políticas de buen gobierno, la constante innovación tecnológica, el respeto y promoción de la diversidad, entre otros aspectos, son características que añaden valor a las inversiones en el sector.

¿Qué está trabajando la minería en la actualidad respecto de los temas ambientales?
Una mención particular con relación a los esfuerzos que desde el sector minero se vienen desplegando para hacer frente a los efectos del cambio climático es que nuestros asociados han mostrado un claro compromiso en el impulso de diversas iniciativas de mitigación y adaptación que hemos logrado compilar y traducir en aportes concretos. Así, por ejemplo, hemos podido identificar 233 iniciativas por el clima; más de 7.4 millones de personas beneficiadas; más de 2,647 hectáreas forestadas y reforestadas; 3.5 millones de toneladas de dióxido de carbono reducidas; 61.5 hectáreas de bofedales rehabilitados; y 25,000 personas beneficiadas con intervenciones para siembra y cosecha de agua, entre otras.

Además, la implementación de estas iniciativas permite establecer una relación armoniosa y de largo plazo con la población en la que se desarrolla una operación minera. Por consiguiente, se tiene una mayor participación en acciones que contribuyen de manera significativa al desarrollo sostenible. En los próximos años, esperamos continuar contribuyendo a cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Organización de las Naciones Unidas, a través del fomento del desarrollo económico, el cuidado del ambiente y la generación de oportunidades para el cierre de brechas.