Commodites (10/04/24)

Petróleo 90.49 US $/Barril WTI
Oro 2327.80 US $/ Oz. Tr.
Cobre 9360.00 US $/TM
Plata 27.84 US $/Oz. Tr.
Estaño 30585 US $/TM
Plomo 2119.50 US $/TM
Zinc 2660.00 US $/TM
TIPO DE CAMBIO AL DÍA DE: 10-04-2024
MONEDA DÓLAR EURO L. ESTERLINA
COMPRA 3.701 3.647 4.633
VENTA 3.710 4.337 5.005

Últimas noticias

Producción del sector de Minería e Hidrocarburos se incrementó en 15,94%

MINEM: Inversiones mineras registran incremento y suman US$ 646 millones en primer bimestre de 2024

MINEM inversiones mineras

Perú presentará en evento mundial sus avances hacia el modelo de economía circular

Ver todos >

Desafíos, oportunidades y acciones para garantizar la seguridad hídrica en el Perú

Durante un desayuno organizado por la SNMPE, y en el marco de la próxima conmemoración del Día Mundial del Agua, destacados líderes y expertos abordaron los retos y oportunidades en la búsqueda de una gestión sostenible del agua para el Perú, tales como estrategias para enfrentar las variaciones en la disponibilidad del recurso en el territorio, mejorar la infraestructura para acceder al mismo, y adaptarse a los riesgos climáticos.

“Como gremio, ratificamos nuestro compromiso con la sostenibilidad y, en particular, con la suma de esfuerzos para alcanzar los objetivos nacionales y empresariales que nos posicionen como líderes de la acción climática”, señaló Angela Grossheim, directora ejecutiva de la SNMPE, al iniciar el desayuno de trabajo El sector minero energético y su aporte a la agenda del agua y el cambio climático, que fue conducido por Fabiola Sifuentes, presidenta del Comité de Agua del gremio. 

El evento, organizado por la SNMPE, contó con la participación de Juan Carlos Castro, ministro del Ambiente, cuya ponencia El agua en las Contribuciones Nacionalmente Determinadas ofreció un análisis sobre la problemática hídrica en el contexto peruano. En su intervención, ilustró cómo el Perú viene experimentado una disminución de su reserva hídrica, así como una deficiente capacidad de almacenamiento. Esta situación, indicó, pone al país ante la necesidad de adoptar medidas urgentes.

“Si no hacemos nada, el cambio climático le costaría al Perú una reducción del PBI de entre 11% y 20% al 2050”, refirió el ministro. Sin embargo, destacó que esta situación también abre un abanico de oportunidades. Ello, pues la descarbonización de la economía podría generar un beneficio económico neto de hasta US$ 140 mil millones en ese año. No obstante, Castro subrayó que alcanzar este potencial requiere de un enfoque integral que involucre a todos los sectores y actores de la sociedad, con especial énfasis en la implementación efectiva de las metas de adaptación y mitigación del cambio climático, tal como se expresan en las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC)”.

Hasta el momento, se han identificado un total de 84 medidas de adaptación, que se centran en la reducción de los impactos presentes y futuros sobre aspectos que incluyen poblaciones, medios de vida, cuencas hidrográficas, ecosistemas, territorios, infraestructura, bienes y servicios. Estas medidas buscan aprovechar las oportunidades asociadas con un desarrollo resiliente. Asimismo, se han establecido 66 medidas de mitigación con el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40% para el año 2030, abordando así uno de los principales desafíos ambientales a nivel global.

Además, Castro destacó la relevancia del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático, que engloba todas las carteras gubernamentales y se encuentra respaldo en la Ley Marco sobre Cambio Climático y su reglamento, así como en los compromisos establecidos en el Acuerdo de París. Dentro de las 84 medidas de adaptación, 31 están específicamente dirigidas al manejo del recurso hídrico. El ministro enfatizó que, si bien estas medidas han sido propuestas por diversos sectores, es imperativo que se lleven a cabo de manera efectiva para abordar los desafíos planteados por el cambio climático.

El ministro resaltó que, en esta administración, el Ministerio del Ambiente (MINAM) iniciará una intervención en las 154 cuencas hídricas del país, las cuales desempeñan un papel crucial en el abastecimiento de agua potable, la protección de comunidades contra riesgos naturales, la generación de energía y la regulación del flujo hídrico, entre otras funciones fundamentales.


Entre las medidas prioritarias, enfatizó la necesidad de implementar, promover y desarrollar infraestructura para la protección de los procesos de generación, transmisión y distribución de electricidad. Estas acciones buscan mitigar la vulnerabilidad de la generación hidroeléctrica, especialmente en las centrales ubicadas en cuencas vulnerables al cambio climático.

“El Perú es un país rico en recursos naturales, pero se requieren aún entre 5 a 8 años para que un proyecto (de infraestructura) pueda gestarse”, advirtió. En respuesta, se estableció como meta ambiciosa reducir el tiempo de regulación ambiental a un año y medio, sin comprometer la calidad de la evaluación, con el propósito de impulsar la competitividad del país en este ámbito.


DESAFÍOS Y OPORTUNIDADES

En su ponencia Seguridad hídrica y adaptación al cambio climático en el Perú, Zael Sanz, especialista de Agua y Saneamiento del Banco Mundial, presentó un diagnóstico sobre la seguridad hídrica del Perú a través de un estudio elaborado por esta institución. El estudio examina los desafíos y oportunidades relacionados con el agua que podrían tener un impacto significativo en la economía, la población y el entorno natural del país.

Sanz apuntó que el Perú es el octavo país con más disponibilidad de agua y el tercero en América Latina. Pero estos recursos están distribuidos de manera desigual, debido a que la gran mayoría de la población se concentra en la costa, donde el recurso hídrico es escaso. Solo el 50% de la población tiene acceso a servicios de agua potable seguros y solo un 43% tiene acceso a instalaciones de saneamiento gestionadas de forma segura. 

La brecha de cobertura de agua y saneamiento en el Perú tiene repercusiones incluso en la calidad de la educación, donde solo el 20% de las escuelas tiene acceso a agua potable. Además, señala que el envejecimiento de la infraestructura hídrica del Perú y la limitada implementación de un marco de gestión del agua han amplificado los riesgos de seguridad hídrica. Por ello, advierte, el país tiene uno de los niveles más bajos de capacidad de almacenamiento en presas, lo que lo hace susceptible a fallas en el sistema en medio de los crecientes riesgos climáticos. “Hay que asegurarse de que las soluciones que se abran se obtengan a nivel de infraestructura, sean eficientes, adaptadas a la realidad orgánica, al territorio del país“, agregó Sanz. 

Sin embargo, frente a este panorama adverso, Sanz afirmó que aún “hay un gran camino para mejorar”. En ese sentido, como parte de las recomendaciones para mejorar la seguridad hídrica, remarcó la importancia de mantener la gestión de los recursos hídricos, perfeccionando, por ejemplo, la capacidad técnica de la Autoridad Nacional del Agua para construir proactivamente la seguridad hídrica; prestar servicios para las personas y la producción agrícola, implementando una política y estrategia integral de agua y saneamiento para áreas rurales; y crear resiliencia a los crecientes extremos climáticos, invirtiendo, por ejemplo, en soluciones integradas de almacenamiento de agua.

ACCIONES HÍDRICAS

Para cerrar la jornada, seis empresas minero energéticas asociadas a la SNMPE —Hudbay, Anglo American, PetroTal, Calidda, Kallpa Generación y Celepsa— presentaron sus acciones para la mejora de la gestión hídrica sostenible en sus áreas de influencia.

Iván Salas, supervisor senior de Biodiversidad y Cierre de Hudbay, mostró el proyecto Plan de Manejo de Bofedales en la comunidad de Chilloroya, que ha permitido reducir la carga ganadera y la actividad de pastoreo que realiza la comunidad en el bofedal de Cochapampa. En su lugar, han impulsado una actividad alternativa a la ganadería: el cultivo de fresas en 10 invernaderos de 240 m2 cada uno, construidos como parte del proyecto que le genera a la comunidad ingresos adicionales en el corto plazo. Así, han logrado reducir el consumo de agua hasta en un 90% y hasta en un 60% la carga de ganado dentro del bofedal.

Eduardo Serpa, gerente de Asuntos Externos Nacionales de Anglo American, presentó el esquema hídrico sostenible de Quellaveco, que aprovecha fuentes de agua no utilizadas por las comunidades locales y otras alternativas de bajo impacto ambiental. Este sistema, diseñado con un enfoque de valor compartido, prioriza tanto la disponibilidad como la calidad del agua para la agricultura y las operaciones mineras. Fruto de un consenso logrado en la Mesa de Diálogo de Quellaveco, este enfoque incluye la construcción de una tubería de 88 km desde el río Titire hasta el proyecto, así como la utilización de la presa Vizcachas para almacenar agua excedente y regular el caudal de este río de Moquegua. 

Sonia Lou, gerente de Gestión Ambiental de PetroTal Perú, exteriorizó el proyecto de gestión hídrica y compromiso ambiental en Bretaña Norte, en el Lote 95, en Loreto. A través de evaluaciones efectivas del recurso hídrico y de la implementación de medidas de mitigación y adaptación, la empresa peruana está trabajando para reducir su huella ambiental y promover el cambio de matriz energética hacia fuentes renovables. Por ejemplo, han logrado reducir el uso de combustibles fósiles mediante la instalación de turbinas hidráulicas y sistemas fotovoltaicos en colaboración con las comunidades locales. Además, han desarrollado proyectos de restauración y compensación en línea con los compromisos del Estado peruano en materia de mitigación y adaptación al cambio climático.

María Soledad Vera, coordinadora de Gestión Ambiental de Cálidda, presentó el plan Promoviendo la Conservación en las Lomas de Villa María, en colaboración con la comunidad, para proteger el ecosistema de Lima Metropolitana. El proyecto se enfocó en implementar atrapanieblas para optimizar los recursos hídricos y mejorar la distribución del agua en el sector Paraíso, del distrito de Villa María del Triunfo. Gracias a la construcción de estructuras para recolectar y almacenar agua, así como la implementación de un sistema de riego por goteo tecnificado, ha implementado un sistema de captación de agua de neblina que ha logrado captar más de 2,500 litros de agua, con un incremento paulatino durante las ampliaciones del proyecto. Este sistema ha permitido casi duplicar el área de influencia del proyecto, gracias a la extensión de áreas de riego mediante pequeños contenedores y reservorios a lo largo del sistema. Además, se ha realizado una forestación en algunas hectáreas de las lomas, lo que ha contribuido significativamente a la conservación del ecosistema.

Luis Albuquerque, gerente de Responsabilidad Social de Kallpa Generación, por su parte, mostró el proyecto para la gestión del agua en la zona de la central hidroeléctrica Carhuaquero, en Cajamarca. Antes de su implementación, la agricultura de la región, centrada en el cultivo del arroz, enfrentaba graves problemas de estrés hídrico y carecía de capacitación técnica para un uso adecuado del agua. El proyecto se enfocó en capacitar a los agricultores en prácticas más eficientes y amigables con el medio ambiente, reduciendo así el uso innecesario de agua y promoviendo un uso más racional. Con un enfoque en la capacitación y el acompañamiento técnico, lograron una reducción significativa del consumo de agua por hectárea, mejorando la estructura del suelo y aumentando la productividad del cultivo de arroz.

Finalmente, Ana Luisa Ramírez, jefe de Medio Ambiente y Gestión Inmobiliaria de Celepsa, trajo a la reunión el proyecto ”Afianzando la seguridad hídrica en el río Cañete”, el cual ha obtenido destacados logros en la conservación y gestión sostenible de la Reserva Paisajística Nor Yauyos Cochas. A través de la creación de alianzas entre comunidades, autoridades y empresas privadas, se ha promovido la rehabilitación de 32 kilómetros de canales, la mejora de 440 hectáreas de humedales y la adición de más de 513,778 hectáreas a las lagunas. Además, se ha beneficiado a 139 ganaderos y se estima una captura de más de 2 millones de toneladas de carbono. 

“Cuando llega un proyecto a alguna área con diferentes desafíos, diferentes geografías, diferentes funciones climáticas, diferentes ecosistemas, es una oportunidad. Si es una buena empresa, si es una empresa responsable, es una gran oportunidad para el espacio, para la cuenca, para la región y para el país”, concluyó Fabiola Sifuentes.