Commodites (23/05/24)

Petróleo 81.43 US $/Barril WTI
Oro 2348.20 US $/ Oz. Tr.
Cobre 10290.00 US $/TM
Plata 30.43 US $/Oz. Tr.
Estaño 33300 US $/TM
Plomo 2288.00 US $/TM
Zinc 3028.00 US $/TM
TIPO DE CAMBIO AL DÍA DE: 23-05-2024
MONEDA DÓLAR EURO L. ESTERLINA
COMPRA 3.738 3.723 4.357
VENTA 3.746 4.243 5.012

Últimas noticias

MINEM desarrolla proyectos de electrificación rural en beneficio de miles de familias en la región Puno

electrifciacion rural

SNMPE: la minería peruana tiene las fortalezas para promover la transición energética y el crecimiento económico del Perú

Clausura del XV Simposio

Delegación alemana visitó proyectos de remediación en Pasco, Junín y Lima

Ver todos >

Lámparas que iluminaron la minería peruana

Entre las diversas piezas expuestas destacan algunos tipos de lámparas que cuentan parte de las historias profundamente arraigadas en la tradición minera del país, pero también en la minería global.

lampara mineras

En las oficinas de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía (SNMPE), una fascinante exposición arroja luz sobre las lámparas que guiaron a los mineros peruanos en la oscuridad de las minas. Entre las diversas piezas expuestas destacan algunos tipos de lámparas que cuentan parte de las historias profundamente arraigadas en la tradición minera del país, pero también en la minería global.

Esta exposición, basada en la colección de Siegfried Arce Helberg, consultor minero y geo-ambiental con casi 50 años dedicados a la minería, nos sumerge en el legado de estas lámparas. Helberg ha reunido estas piezas como testigo silencioso de la historia minera peruana.

El trabajo de investigación detrás de la exposición se sustenta en el libro ‘Una Luz en la Oscuridad: Lámparas mineras de EE.UU., los primeros años: candelabros, lámparas de aceite y lámparas de seguridad’, escrito por Paul J. Bartos, un experto reconocido en geología y minerales, cuya trayectoria en la industria minera abarca tres décadas.

Bartos, autor prolífico en temas de geología y minerales, y vicepresidente y geólogo jefe de Esperanza Silver Corporation –empresa de exploración junior dedicada a la exploración de metales preciosos en México y Perú– ha profundizado en el significado y la historia detrás de estas reliquias.

De las seis lámparas que componen la exposición, la más emblemática, ampliamente usada durante el siglo XIX por los mineros peruanos, es la lámpara de aceite tipo lenticular, también conocida como «de gallo». Esta lámpara, de origen francés, forjada en fierro y alimentada con aceite de ballena, era más que una herramienta: era un símbolo de buena suerte para aquellos que trabajaban bajo tierra. El gallo, que simboliza el amanecer, es un motivo común en las lámparas de las minas, que transmite la idea de que los mineros regresan de la oscuridad del subsuelo hacia la luz de la superficie.

«Los mineros españoles en el suroeste de Estados Unidos alrededor del año 1800 utilizaron una lámpara de aceite de hierro fundido o cubierta de bronce que colgaba de una fianza arqueada o giratoria, con una serie de varillas de alambre unidas que normalmente permitían el ajuste de altura”, señala Bartos en el citado libro, y prosigue: “A menudo se encadenaban pinzas a la lámpara para permitir el ajuste de la mecha. La Escuela de Minas de Colorado tiene una lámpara de este tipo en su colección, comúnmente llamada lámpara de “túnel” o “lenticular”. Esta lámpara en particular presenta un «gallo de la buena suerte» a manera de tapón de combustible y se le atribuye un origen griego. Lámparas de apariencia muy similar provienen del norte de Francia, así como de Alemania, Austria, España y Portugal, y eran populares en Perú y Chile”.

Entre las lámparas menos comunes en el contexto peruano se encuentra la lámpara tipo rana, de origen alemán, utilizada desde el siglo XVII hasta finales del siglo XIX. El uso de estas lámparas parece haber sido esencialmente el mismo en la minería que para fines domésticos en el año 1600, donde eran conocidas como lámparas ‘Betty’.

También destaca la Lámpara de Seguridad Tipo Davy, diseñada principalmente para minas subterráneas de carbón. “A raíz de los accidentes en las minas de carbón, debido a la presencia de gas metano, se buscaron mejores condiciones de seguridad. En 1850, el destacado Ingeniero de Minas, Humphrey Davy, en Inglaterra, descubrió que una llama no atraviesa una pantalla de malla metálica fina, por lo tanto, el metano dentro de la malla puede arder, pero la llama no puede encender el gas en el exterior de la malla”, señala uno de los carteles de la exposición que hace referencia a la mencionada lámpara.

Estas piezas, aunque menos utilizadas, también tejieron parte del tapiz histórico de la minería en el Perú. Pero también definieron su futuro.

Así lo señala Bartos al final de su libro: “La resistencia significativa al cambio tecnológico, que parece caracterizar a la industria en esos años, también ralentizó la introducción de nuevas fuentes de luz en la minería de carbón y metal de EE.UU. Los usuarios de velas se convirtieron a la lámpara de carburo solo después de que su superioridad quedó bien establecida, e incluso entonces el cambio tomó aproximadamente diez años. Los mineros tardaron aún más en abandonar las lámparas de aceite con pico: aproximadamente quince años. Duraron bajo tierra hasta que finalmente fueron reemplazadas por lámparas eléctricas en la década de 1920”.

Esta exposición no solo ilumina el pasado, sino que también honra la incansable labor de quienes hicieron posible la extracción de recursos. Desde el gallito de la lámpara lenticular hasta la evocadora figura de la rana, cada objeto enciende una chispa de memoria en el corazón de la minería peruana. Así, mientras la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía despliega este tesoro histórico, nos recuerda que, detrás de cada destello, hay una historia que espera ser contada.